jueves, 15 de febrero de 2018

Sin señal


Llegué siguiendo la orilla del río. Bajo un sol de norte que no perdonaba, partí andando a mediodía por un camino uniforme, angosto, de campo, con pavimento regular y rodeado de rocas. Estaba lejos de la ciudad más próxima, a unos 10 kilómetros, y alto, tan alto que al llegar se me taparon los oídos. Cuando parecía que no habría nada más que cerros, comenzaron a aparecer unas cuantas casitas de barro. De una de las puertas salió una señora con la piel café por el sol que me hizo pasar a su casa. Adentro hacía mucho menos calor, me ofreció sentarme en la silla frente a la ventana y también una bolsa de naranjas. Allá, en el valle, las naranjas caían del cielo y si no estabas mirando podían noquearte. Difícil no mirar ese cielo celeste, tan lejos del Chile conocido, tan surcado por el viento seco y mineral. Al salir de ahí, después de dos horas conversando, no quería irme. Iba a irme a la nada, no sabía con qué me iba a encontrar después. El suelo estaba tan árido que sólo lo manchaba la sombra de un pimiento. Esperé a que llegaran a buscarme, y nunca más vi a esa señora. Su casa era, por lejos, la más bonita de La Higuerita.

viernes, 9 de febrero de 2018

Días muy raros

Hoy miro al sol y una aureola negra a su alrededor me dice que vendrán días muy raros.

Domingos

Pase lo que pase, lo domingos siempre muero un poco. Son los días más tristes del año.

martes, 6 de febrero de 2018

Los libros

Los únicos que no decepcionan son los libros, esos nunca cambian de parecer. A lo más, si los prestas, van desaparecer.

lunes, 5 de febrero de 2018

Collage 1

Una obsesión tiránica le recordaba que hacía mucho tiempo se sentía solo, muy solo. Una de esas noches se quedó dormido frente a los alegres rostros de sus huéspedes, y esa noche fue mucho menos triste de cuantas venían sucediéndose desde mucho tiempo atrás. Pero eso no ocurría a menudo, el hotel no siempre recibía turistas hermitaños que quisieran dormir en una vieja casona retirada del mundo. Y menos en tiempo de invierno, cuando la nieve tapaba la mitad de las ventanas y los pinos rebalsados de blanco tapaban la vista al lago.