martes, 9 de febrero de 2010

Prefacio


A todos los posibles lectores de este espacio, les debo una explicación. Por que no de la nada uno decide comenzar a escribir, y menos sin tener un tema en especifico del que hablar(léase cine, libros, mecánica, música, política, bioquímica, jardinería, etc). Entonces sin un tema en especial que me mueva a escribir sobre eso, por que hacerme un blog?. E intento responderme, aun con dificultad, por que las preguntas que se hace uno mismo son a veces las mas difíciles. Y pienso, no es que tuviera la idea del blog entre ceja y ceja, y menos se podría decir que lo venia planeando desde hace un tiempo... solo se dio. Un día de calor y de modorra envolventes, ese extraño día en que ya no encontre que mas ver en la pogramacion nacional, cuando ya no encontré que libro leer, ni algo interesante que comer dentro del refrigerador (eso que lo abrí mas de diez veces esa tarde), decidí que se me habían acabado las opciones. estaba obligada a hacerme un blog, estaba obligada a escribir.

Y vengo escribiendo desde hace tiempo. comencé con un diario de vida a los doce, y no es que escribiera cosas muy interesantes, mas bien eran puras tonteras que en ese entonces eran importantes y no podían dejarse pasar como : " hoy tomamos sopa de tomate, pero me queme y aun me duele la lengua", o tal vez cosas un poco mas trascendentales del tipo : "hoy día comenzo la teletón y me quede como hasta la 1:00 am viéndola". No importa lo que contara a mis doce años, lo importante era contar. Y es que hablaba tanto que en mi casa me hacían callar a veces, y si no era con mi nana, pocas veces podía conversar de todo un poco ahí, así que cuando me pasaba algo, o pensaba en cosas incoherentes, solo escribía.

Escribir es una forma de canalizar. Siempre he creído que es la mejor terapia de todas, la mejor forma de ordenar los pensamientos y dejar fluir la imaginación. Es lo que tengo planeado para este blog. Escribir sobre lo que veo y lo que no veo, sobre lo que siento y no siento, pero podría sentir...sobre lo que no parece tener ninguna importancia, sobre gallinas o fantasmas, sobre cosas simples o rebuscadas, sobre todo un poco.

El nombre GALLINA TARTAMUDA me vino a la cabeza sin pensarlo mucho, y luego descubrí que dentro del sin sentido que podía tener, tenia bastante sentido, pues las gallinas efectivamente son tartamudas, es mas, no imagino una gallina que no fuera tartamuda. y el que no concuerde conmigo, bastará con que escuche su cacaraqueo y no podrá negarlo.

En fin, que bueno sería que los que quisieran comentaran, y así comenzaran los intercambios lingüísticos y se armara la grande. Se que es difícil que pase, por que quizá pocos darán con este sitio y a pocos les importe, pero de todos modos, bienvenidos a la gallina tartamuda.

1 comentario:

  1. la Lispector habla de una gallina tartamuda por ahí... o más bien de la tartamudez de la gallina... pequeños espasmos de un alma que no termina de nacer creo que dice (también sería válido decir entonces que comienza a nacer una y otra vez, supongo)

    ResponderEliminar

hola, Soy Gallina. Si quieres opinar sobre esta entrada, haz tu comentario aquí :)