viernes, 14 de mayo de 2010

Tensión superficial

¡Me gusta tanto cuando te paras a abrir la puerta a las visitas!
Pareciera que lo haces de buena gana, cuando en realidad sólo lo haces para agradarles. Vamos, nunca en tu vida habrías ido a abrir la puerta por voluntad propia...¡Qué cínico puedes llegar a ser! y ahora me sonríes, mientras me pasas las tostadas con mantequilla. No te has dado cuenta de que los demás se han dado cuenta. Las cosas no son como intentas hacerlas parecer.
Ya córtala, ¿para qué los invitas a pasar al salón? Es tarde, deja que se vayan... No te des el trabajo de ser tan galán ¡De todos modos te amarán!
Ahhh yo sabía que te pondrías todo cocoroco y caballero ¡por eso me aproveché y dejé un montón de loza sucia por lavar! Te dejo con tus invitados, yo me voy a acostar, ya no aguanto.

4 comentarios:

  1. parece ser que has aguantado mucho últimamente

    ResponderEliminar
  2. Un poco, a veces... quien es el anonimo?

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno boni! cada vez escribo menos.. :O

    ResponderEliminar

hola, Soy Gallina. Si quieres opinar sobre esta entrada, haz tu comentario aquí :)